La mentira está en la esencia del hombre ¿mito o realidad?

Escrito por el 5 diciembre, 2017

En diferentes situaciones de la vida cotidiana, la mentira está presente como un “mecanismo de defensa” para ocultar una realidad que puede afectarnos. Hablamos con el Lic. Pedro Rodríguez para conocer qué se oculta detrás de esto.

Joaquín asiste a una entrevista de trabajo en la que no le ha ido bien y al regresar a su casa, cuándo su mujer le pregunta cómo le fue, él le contesta: “me dijeron que casi seguro me van a llamar, tengo que esperar una semana”. Difícilmente ese hombre vaya a decir que le fue mal, que no tiene ninguna posibilidad de ser contratado. ¿Por qué suceden situaciones como estas? Porque se quiere evitar ser desvalorizado frente al otro, así lo afirma el Lic. Pedro Rodríguez, especialista en psicología.
En esta como en tantas otras situaciones, el hombre utiliza la mentira no porque sea malo sino que lo hace ya que “en realidad no se gusta, no se agrada a sí mismo y esto hace que en algún lugar tenga que, a veces en su afán de conquistar amor, de ser admirado, comience a inventar, a agrandar cosas, a hacerlas más grande porque el hombre básicamente se siente pequeño ante el mundo”, asevera el profesional. En otras palabras, la mentira tiene un trasfondo, esconde a un hombre con baja autoestima, inseguro, que no se acepta a sí mismo y crea una pantalla para ocultarse detrás de ella.

Sin embargo, esto no es algo inherente al sexo masculino, la mujer también miente porque se siente insegura. Por ejemplo, en esa búsqueda del “príncipe azul” una chica que se dice a sí misma que es capaz de cambiar a su pareja para que sea el hombre perfecto, que él va a ser diferente con ella, se está mintiendo también. Por el contrario, va a atraer a su vida a otra persona igual, es decir, un mentiroso. “Difícilmente pueda ser legítimo en mi reclamo de pedir honestidad cuando yo no soy honesto conmigo mismo”, asegura el licenciado.
“Mentir al otro es también mentirse a uno mismo”, dice Rodríguez y agrega: “El ser humano lo que necesita básicamente es sentirse amado y va a hacer una serie de cosas lograrlo. El hombre que se miente a sí mismo, miente al otro en el afán de sentirse admirado”. Cuándo finalmente se acepte a sí mismo tal cual es, con sus errores y equivocaciones, allí la mentira no tiene posibilidad. Y para que esto suceda, es necesario asumir que somos seres fallados y a estas fallas hay que comunicarlas para evitar mentir. Asimismo es necesario saber escuchar, pero no solamente para contestar sino también para entender.

A diferencia de todo lo mencionado anteriormente, que hace referencia al ámbito privado en el que se desenvuelven las personas, existen ciertas ocasiones en las que se considera aceptable ocultar detalles de nuestra vida. Cuando salimos a la calle, mostramos una determinada imagen que no necesariamente evidencia lo que nos pasa en realidad y esto está bien porque esas personas no forman parte nuestro círculo íntimo sostiene el Lic. Rodríguez. Por el contrario, “es muy diferente cuando traspaso la puerta de mi hogar y me encuentro con mis seres íntimos o cuándo voy a tomar un café con un amigo, cuando hablo con mi mujer; allí es el ámbito en el cual debo buscar el espacio para contar las cosas que me pasan para que el otro sepa que este semblante mío, esta forma de decir y de callar tiene un por qué”.

Retomando el título y respondiendo a la pregunta “¿el hombre miente porque está en su esencia?”, es posible decir que, a pesar de ser una concepción que está naturalizada y arraigada en nuestra sociedad, se hace necesario un análisis más profundo del por qué se produce. Lograr comprenderlo ayudará a evitar que se repitan estas situaciones y a aceptarnos así, tal cual somos: seres humanos “fallados”.

Autora: Lic. Giannina Valverdi

Facebooktwitterpinteresttumblrmail

PLAY FM

PlayFM

Current track
TITLE
ARTIST

Background